viernes, 29 de julio de 2016

LIMPIEZA PURIFICADORA DEL HOGAR

  Una casa sana se reconoce no sólo por la tranquilidad que en ella uno siente, sino también por la alegría, progreso y amor de quienes ... thumbnail 1 summary
 
Una casa sana se reconoce no sólo por la tranquilidad que en ella uno siente, sino también por la alegría, progreso y amor de quienes viven entre sus paredes.
Por ello es necesario siempre hacer una limpieza purificadora que permita eliminar las energías negativas, penas y disgustos que se puedan haber acumulado y que afectarán a todos los que allí residan.
Primero arroje todo lo inservible que pueda tener almacenado en lo roperos, garaje, azotea o cualquier lugar que permita la acumulación de energía negativa. Luego, acomode en orden todo lo que desea conservar.
El siguiente paso será preparar en un balde una mezcla de tres partes de agua y una de vinagre blanco. Pase con un trapo viejo esta preparación por los pisos y paredes de su casa. Inicie con la sala y recorra las diferentes habitaciones en el sentido de las agujas del reloj repitiendo: "Así como entró Cristo a Jerusalén que se vaya el mal y entre el bien". Al terminar retorne al punto de partida.
Arroje el agua con vinagre a la calle, pues allí estarán las vibraciones negativas que ha recogido de su hogar. Tire también el trapo a la basura o, en todo caso, lávelo y desinféctelo.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Vistas a la página totales