jueves, 2 de marzo de 2017

PRECAUCIONES CONTRA PERSONAS DE MALA ENERGIA

Al hablar del mal de ojo estamos refiriéndonos al daño que puede producir la mirada maligna de ciertas personas a las que todos estamos ex... thumbnail 1 summary
Al hablar del mal de ojo estamos refiriéndonos al daño que puede producir la mirada maligna de ciertas personas a las que todos estamos expuestos.

La debilidad de carácter, el temor o la falta de confianza en nosotros mismos son los principales factores que atraen la negativa influencia de estos seres.


Fortalecernos psíquicamente, entrenarnos en la defensa de nuestro interior y de nuestros seres queridos, evitar el contacto con quienes presumimos nocivos y valernos de ciertos objetos protectores son las armas más efectivas para luchar contra este mal ancestral.

Además de los recursos protectores, debemos ser precavidos para alejar por todos los medios la posibilidad de la ojeadura. Por lo tanto recomendamos:

No quedarse a solas con personas que presumimos cargadas de energías negativas.

No tener ningún contacto físico con personas de energías negativas, mirada muy fuerte o intenciones que no nos parecen muy buenas (no darles la mano ni abrazarlas por ejemplo).

No confiar en cualquiera. Esto significa que debemos estudiar bien a las personas que no conocemos antes de trabar amistad con ellas y confiarles nuestra intimidad.


No mirar a los ojos a aquellas personas de las que se sospecha que puedan ojear. Es mejor mirar el entrecejo, es decir, el tercer ojo.


Si alguien intenta dominarlo con su mirada, invierta los papeles y trate de ser usted el que domina, enfocando siempre el entrecejo del otro, hasta que el atacante baje la vista.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Vistas a la página totales