lunes, 10 de abril de 2017

EL PODER DEL MAQUILLAJE EN LA HISTORIA

Las pinturas para el rostro y el cuerpo tuvieron un origen mágico. El maquillaje, una parte fundamental de los rituales antiguos, eran suma... thumbnail 1 summary
Las pinturas para el rostro y el cuerpo tuvieron un origen mágico. El maquillaje, una parte fundamental de los rituales antiguos, eran sumamente necesarios para la protección del cuerpo.

En algunas culturas, estos productos que hoy se asocian casi con exclusividad a la belleza, fueron usados para curar a los enfermos, impedir que el mal entrase en el cuerpo, protegerse de los animales peligrosos e impedir que se escapase el espíritu.



En el continente africano los ojos eran la principal parte del cuerpo que había que proteger.

Los antiguos egipcios usaban khol para delinear y acentuar los ojos. El polvo expertamente aplicado formaba un ovalo perfecto a través del cual no podía pasar el mal de ojo y ningún otro tipo de daño.

También pintaban el párpado superior de color azul y el inferior de color verde. Eso se hacía no sólo para fortalecer sus poderes ópticos, sino también para protegerse.

La mayoría de los cosméticos para los ojos en un principio se utilizaban para prevenir la ceguera.

El lápiz labial tuvo su origen en las sustancias grasosas de colores con que se embadurnaban los labios para protegerlos contra la entrada de entidades maléficas o la salida del espíritu a través del aliento.



Colorear los labios tal vez se hacía también para protegerse contra la comida envenenada.

Las uñas de los pies y de las manos eran pintadas con mucho cuidado para neutralizar todo tipo de daño que pudiera afectar e
a estas extremidades.

En algunas partes del mundo también se hacen maquillajes mediante tatuajes permanentes.

Era tradicional entre los marineros, en los últimos cien años, tatuarse para protegerse contra los naufragios.




No hay comentarios.

Publicar un comentario

Vistas a la página totales